Video Installation Tag

THINGS WE DO FOR LOVE

24.06.2022 – 18.12.2022

Things We Do for Love es un proyecto comisionado por Arte Abierto al artista visual Erick Meyenberg (CDMX, 1980). Se compone de una videoinstalación con música y diseño sonoro de Roderic, y una escultura de gran formato que, en conjunto, exponen la poética del arte y su efecto en nuestra percepción de la realidad.

La exposición es un ejemplo de las complejidades de la práctica artística y sus transformaciones como resultado de las múltiples miradas y acciones que intervienen en su producción. Para Arte Abierto resulta fundamental exponer la naturaleza colaborativa del arte a través de exposiciones que, como esta, son resultado de un proceso y un intercambio de ideas, pensamientos y sentires.

La invitación a Erick Meyenberg para intervenir nuestro espacio surgió de un interés por acercarnos a ideas y conceptos en común que, a través del arte, se transforman en una reflexión íntima. Así, lo que comenzó como un suceso personal, se convirtió en un proyecto para reconocer cómo definimos nuestra mirada y los sentidos que producimos a partir de ella.

En esas aguas, en todas las aguas, [el ser humano] espera[n] ver reflejada su imagen real. Imagen que hace miles de años fue mutilada. En esa posición, ensimismados junto a la costa, los podemos encontrar donde sea. ¿Añorando qué? Lo que ellos mismos fueron.

– Reinaldo Arenas, El portero (1989)

Mientras me encontraba realizando una residencia artística en Japón* atravesaba por un momento personal que hacía lucir todo fragmentado. Y, como en todo proceso, la intuición y el azar guiaron el camino. A veces hay que trasladarse grandes distancias para encontrar el propio reflejo en otras aguas. Sin saberlo en ese momento, llegó este viaje de reencuentro conmigo mismo. Pensaba: ¿Cómo hacer para moverse en un mundo tan ajeno? ¿Cómo sanar y pegar los pedazos que han quedado después de una fractura?

Comencé a recorrer Tokio, Kioto, Kanazawa, Hiroshima y Naoshima con cámara en mano. Viajé por tierra y mar capturando cientos de imágenes y fragmentos de vida que me hicieron recordar la belleza que hay en el acontecer del día a día. Mientras registraba todo aquello que capturaba mi atención, una frase resonaba siempre en mi cabeza y daba un nuevo sentido a lo que miraba: “Things we do for love” (Cosas que hacemos por amor).

De vuelta en México, otras tierras y otros mares se hicieron presentes; con esas aguas llegaba una nueva promesa de vida. Tenía un archivo visual de dos países y culturas tan ajenas entre sí que, sin saber por qué, parecía estar diciendo algo. Quería encontrar una manera de pegar esos fragmentos de vida para transformarlos en un todo que, a su vez, no ocultara las fracturas de su historia. Encontré en el Kintsugi (una filosofía japonesa que repara los objetos rotos y los embellece al pegar los fragmentos con polvo de oro) la metáfora perfecta para entender la edición de video como el aglutinante afectivo que fuera capaz de entrelazar las imágenes que parecían inconexas; algo que sólo pude haber realizado de la mano de mi gran amiga, editora y cineasta Martha Uc.

En Things We Do for Love lo que antes eran heridas ahora son líneas de luz que evidencian la compleja diversidad de momentos vividos en una misma historia. Decidí no acompañar las imágenes de su sonido real, sino experimentar con la abstracción emotiva y sugerente de la música electrónica. Ahí apareció mi amigo y músico Roderic; la potencia de su música fue para mí la perfecta luz que recuperó lo vivido y un potente soporte emocional con el que se entretejió la colección de momentos filmados. El cello en la composición musical fue también resultado del instinto: la interpretación de Natalia Pérez-Turner aportó una gran profundidad afectiva a la obra.

Más tarde, después de contemplar un crisantemo que filmé sobre el suelo de un cementerio, y que cayó tras un tifón en Tokio, surgió la idea de hacer una escultura que recuperara la fuerza y el movimiento del agua y el mar, dos elementos recurrentes en gran parte del video. Llegó una nueva frase a mi cabeza: “la escultura debía surgir del suelo, así como Afrodita surgió de las aguas”. Coincidentemente, los colores implicados en el mitológico nacimiento de la diosa del amor y el erotismo empataron con los colores nacionales de Japón. En este camino, el escultor Óscar Garduño y la ceramista Carmen de la Parra me apoyaron para crear la obra escultórica en el taller Cerámica Suro en Guadalajara.

Al final de este viaje apareció el escritor cubano Reinaldo Arenas. La literatura siempre llega así, intempestiva, inesperada, contundente, necesaria… Una nueva intuición llegó para dar vida a su texto en las voces Louise Phelan y Francisco López-Guerra, a quien dedico esta obra.

Así como el espacio forma un todo con los pétalos del crisantemo sobre el suelo de la sala, la edición del video permitió pegar las imágenes fragmentarias de mi experiencia, lo que resultó en una sorpresiva e inesperada oda a la vida que me enseñó que, más allá de las experiencias personales, lo que incansablemente impera es la implacable fuerza de la naturaleza.

–Erick Meyenberg

*Residencia para artistas Casa NaNo en Tokio, Japón, auspiciada por Fundación Casa Wabi.

ERICK MEYENBERG (CDMX, 1980)

Es un artista visual interdisciplinario que ve la pintura como elemento fundamental de expresión, aunque también explora otros medios como la instalación sonora, la escultura, el dibujo, el collage, el video y el performance. Su trabajo es el resultado de una profunda investigación sobre temas como la literatura, la historia, las ciencias sociales y las ciencias naturales. Para Meyenberg el arte es una herramienta que ayuda a desenterrar ese cúmulo de capas históricas que quedan olvidadas, haciendo que todos los elementos se pongan en juego para llegar a un ‘todo estético’. Considera fundamental el proceso de edición en su trabajo. Es ahí en donde explora el potencial estético de las imágenes, donde juega con las posibilidades que estas brindan, sus relaciones, y que a través de observaciones precisas, descubre nuevos significados, nuevas ideas.

Meyenberg es egresado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM. Tiene una maestría en Artes Visuales por la Universidad de las Artes, Berlín, Alemania (UdK, Berlín) donde estudió bajo la tutoría de la artista alemana Rebecca Horn. Su obra forma parte de algunas colecciones públicas como la del MUAC de la UNAM, Museo Amparo, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), la Fundación Telefónica, Museo Tamayo Arte Contemporáneo (México) y la Fundación Benetton, (Italia). Ha participado en numerosas exposiciones colectivas e individuales a nivel nacional e internacional.

Actualmente, forma parte del Sistema Nacional de Creadores. Meyenberg vive y trabaja en la Ciudad de México.

erickmeyenberg.com

RODERIC (Monterrey)

Roderic es el seudónimo del músico Rodrigo Ortiz. Su música no responde a un género en específico, sino que busca los arreglos poéticos de emociones que son influenciadas por el jazz, el blues, el balcánico, el psicodélico, el africano, el latino y el trance. Su primer álbum fue Perfect Mirror (2016) y le precedió It All Depends (2018).

Martha Uc (México)

Es editora, fotográfa, productora y cineasta. Entre sus producciones y trabajos en edición se encuentran Nos hicieron noche (2021), Sanjuaneros (2020), Ayotzinapa. El paso de la tortuga (2018), The Guy from Oklahoma (2016), Los otros mexicanos (2015), El patio de mi casa (2015), entre otros. Dirigió Estela (2011) y estuvo a cargo de la cinematografía de Bajo Tortura (2013) y Estela (2011).

Natalia Pérez Turner

Cellista e improvisadora. Miembro de la Generación Espontánea, el Trío Filera y del Ensamble Liminar. Divide su tiempo entre la música contemporánea, la improvisación y la colaboración con artistas de otras disciplinas: danza, artes visuales, teatro, performance, literatura y espectáculos infantiles. Fue becaria del Fonca durante el período 2005-06 (intérprete ) con el proyecto “La cellista es una instalación” que proponía recitales de música contemporánea para cello solo en museos y galerías. Ha compuesto música para cortometrajes, videoarte, teatro y danza.

Things We Do for Love
Martes a domingo
12 – 19 h.
Cuota de recuperación: $35 pesos

THINGS WE DO FOR LOVE

ERICK MEYENBERG

Música y diseño sonoro RODERIC

< ARTE ABIERTO > presenta Things We Do for Love de Erick Meyenberg, una muestra comisionada especialmente para Espacio Arte Abierto.

• La exposición se compone por un proyecto audiovisual multicanal con cinco pantallas y sonido envolvente de diez canales, y una escultura que representa para el artista su primera obra en cerámica.

• El proyecto resulta en una oda a la vida que surgió a partir de un viaje introspectivo en el que el artista logra documentar la belleza de la vida cotidiana.

• Things We Do for Love estará abierta al público a partir del viernes 24 de junio, 2022.

Arte Abierto presenta su cuarta exposición con una videoinstalación multicanal con cinco pantallas y una escultura de gran formato en cerámica, especialmente comisionadas al artista Erick Meyenberg (Ciudad de México, 1980) para Espacio Arte Abierto.

Things We Do for Love resulta en una oda a la vida en la que se interconectan diferentes fragmentos de lo que compone y da contexto a la existencia: el universo, el espacio, el tiempo, la fuerza y los afectos contemplados desde la naturaleza, las ciudades, la gente… La idea de la videoinstalación surgió tras el regreso de Meyenberg de una residencia artística en Japón* durante la cual comenzó a entender su mirada a través de la lente de su cámara como la única herramienta disponible para sanar una historia personal: “Cuando todo se ha roto, ¿cómo hacer para moverse en un mundo tan ajeno?, ¿cómo reconstruirlo?, ¿cómo pegar los pedazos que han quedado? Así, lo que comenzó como un viaje hacia una geografía y cultura totalmente ajenas a la suya, se convirtió en una introspección para encontrar la belleza de la vida.

En su estancia de un mes en Tokio, Kyoto, Kanazawa, Hiroshima y Naoshima, Meyenberg capturó momentos de vida con ninguna aparente relación entre sí. En el proceso, mientras veía a través de lo que encuadraba su cámara, cuenta que una frase resonaba en su mente “Things we do for love”. De vuelta en México, a los fragmentos visuales de Japón se sumaron otros tomados en Los Cabos, Valle de Bravo, Acapulco e Ixtapa, así como la secuencia de unas cigarras en su proceso de metamorfosis, tomadas de Internet, que completaron el archivo visual que ahora compone el video de la muestra.

Para Meyenberg, el gran cúmulo de imágenes que documentaban centenares de momentos, situaciones o lugares, representaban un mundo roto y desarticulado. Así, unirlos a través de la edición significó transformar la visión de lo desgarrado en una promesa de vida. A partir del Kintsugi, una filosofía japonesa que repara los objetos rotos y pega sus fragmentos con polvo de oro, el artista encontró la metáfora perfecta para convocar su archivo de imágenes y conformar la videoinstalación realizada de la mano de la editora y cineasta Martha Uc.

La música para el video debía contener la fuerza afectiva de lo vivido y aportar un soporte emocional y abstracto donde se pudieran entretejer la colección de momentos filmados. Así, por intuición, el artista decidió no acompañar las imágenes de su sonido real, sino experimentar con la abstracción emotiva y sugerente que permite la música electrónica, en colaboración con el músico Roderic.

Por su parte, la escultura de gran formato en cerámica presenta una flor desmembrada. Debido a las dimensiones de la obra en conjunto y la delicadeza con la que la cerámica* debe ser modelada, esmaltada y horneada para no comprometer el material, se produjo por partes hasta componer un objeto escultórico cuyas formas remiten a una serie de elementos a los que Meyenberg llegó por una intuición imaginativa mientras realizaba las tomas tanto en Japón como en México. Después de filmar un crisantemo sobre el suelo de un cementerio en Tokio, posterior a un tifón, surgió la idea de una escultura que recuperara la fuerza y el movimiento del agua y el mar que aparecen en gran parte del video, y cuyos colores reflejaran el amor y el erotismo: “la escultura debía surgir del suelo, así como Afrodita surgió de las aguas”, menciona el artista. Tanto los pétalos como el espacio que se interpone entre ellos, el cual se convierte en el Kintsugi o polvo de oro que los cohesiona, forman parte de la intervención escultórica.

Más allá de una interpretación específica y determinada, Things We Do for Love propone una reflexión introspectiva y emotiva en torno al tránsito que sucede entre el duelo y la esperanza como experiencias producto del amor.

El video de la muestra se realizó en colaboración con la editora de video Martha Uc, Roderic en la composición musical y diseño sonoro, Santiago Rodríguez Rebolledo en la supervisión sonora, la chelista Natalia Pérez-Turner y los intérpretes invitados: Louise Phelan y Francisco López-Guerra.

*Residencia para artistas Casa NaNo en Tokio, Japón, auspiciada por Fundación Casa Wabi.
* La escultura fue realizada en el taller Cerámica Suro en Guadalajara, México.

La exposición Things We Do for Love de Erick Meyenberg estará abierta al público del 24 de junio al 18 de diciembre de 2022 en el Espacio Arte Abierto, ubicado en el piso 2 de ARTZ Pedregal: Periférico Sur 3720, Jardines del Pedregal, Álvaro Obregón, en la Ciudad de México.

Arte